lunes, 25 de mayo de 2009

El camino del Cid por Soria - Video III

[...] Medinaceli, Medina para el cantar. Tiene un gran protagonismo a pesar de que en tiempos de Don Rodrigo era territorio musulman. A los pies de Medinaceli, tierra de frontera y encrucijada de caminos, se extiende el valle de Arbujuelo.

Los romanos dejaron en el siglo primero su huella en forma de arco. El unico en España de triple arqueria y de construcciones que van surgiendo en las diferentes excavaciones arqueologicas. Era tal la importancia de la villa y el peso de la nobleza que tenia 11 iglesias. En el siglo XVI se alzo la ojival colegiata, levantada para que cupieran todos, nobles y pueblo llano. Siete familias demolieron sus templos y otras cuatro accdedieron a mutilarlos.

Antes de adentrarse en tierras aragonesas, el camino que en su dia recorriera el Cid, atraviesa por el monasterio cisterciense de Santa Maria de Huerta, fundado por Alfonso VIII. Junto a el pasan la autovia de Aragon y la via ferrea en un corredor natural formado por el valle del rio Jalon.

El enorme roseton que preside la portada da acceso a un conjunto monastico que destacan los dos pisos de su claustro. El de abajo, ojival y cegado, el de arriba, plateresco y salpicado de medallones por el que deambulan los actuales monjes cistercienses. Romanico de ultima hora y naciente goticose conjugan en una obra en la que como en todas las del cister priman la sencillez y las lineas puras. El refectorio gotico, es la estancia mas expectacular culminada por su explendida boveda. Desde el pulpito, labrado en piedra, desgranaba pasajes piadosos el lector, mientras los monjes envueltos por la luz que penetraba por sus vidrieras, compartian la frugal comida. [...]

Enlaces: [I], [II]